Fotografía gastronómica

Nada es tan apetecible ni nos hace salivar más rápido que el aspecto de un determinado plato, reforzado por el aroma que desprende, si está bien cocinado y bien aliñado.

 

De eso se trata la fotografía gastronómica: es la que tiene los alimentos como protagonistas, convirtiéndolos en algo sugestivo y deseable. Una fotografía bien hecha, bien iluminada, bien dispuesta, de un alimento de nuestro gusto, puede hacer salivar al instante. El cuerpo reconoce aquello que más le gusta y cuando lo ve, lo desea sin ceder ni dar tregua.

 

fotografía gastronómica

 

¿Por qué será que las personas comemos antes por los ojos que por la boca?

 

La fotografía gastronómica busca impulsar nuestro deseo de probar la comida que muestra la imagen lo antes posible. La fotografía la revaloriza de tal forma, que el cerebro incluso percibe el aroma. Y es que este tipo de fotografía tiene la capacidad de modificar nuestro apetito. Por esa razón, igual como la propia cocina, es todo un arte.

 

¿Cómo te puede ayudar un fotógrafo gastronómico?

 

Igual si regentas un restaurante, aunque sea uno de medio pelo, un bar de barrio, un hotel, tienes un ecommerce y comercializas alimentos y comida por internet o simplemente quieres convertir tus redes sociales en un espacio muy apetecible, debes saber que un profesional de la fotografía gastronómica te ayudará a impulsar y dar alas a tu negocio.

 

Se trata de fotografías de producto enfocadas en destacar los alimentos con imágenes sugerentes que pueden utilizarse de muchas formas: en cartas de restauración, publicidad, catálogos e incluso en la edición de libros de cocina.

 

Pues sí, las fotografías que aparecen en los libros de recetas, están hechas por un fotógrafo profesional especializado en comida, cuyo trabajo persigue fines comerciales y de marketing de producto.

 

Algunas fotos de platos recién cocinados pueden provocar la salivación y despertar el apetito al instante. Si las imágenes causan esa reacción en el observador, el éxito de la campaña o de la presentación de un determinado producto, está asegurado. La foto atraerá igual a la persona a la que le encanta comer, -no como un glotón sino como un sibarita-, como la que desea vender el plato o el alimento que aparece en la fotografía.

 

¿A quién va dirigido nuestro servicio de fotografía gastronómica?

 

La respuesta es simple: a todas las personas que tienen la comida y los productos alimentarios en el centro de su negocio.

 

Precisamente porque de lo que se trata es de dar valor al producto con una buena imagen, la profesionalidad de quien crea la foto es un factor fundamental. Lo que buscamos es el impacto visual y la reacción automática que se produce en nuestros sentidos si el cerebro interpreta que lo que ve en la imagen es deseable y sabroso.

 

 

Nuestro servicio de fotografía gastronómica está dirigido a los profesionales de la restauración que desean dar a conocer su producto y su trabajo de la forma más impactante posible: bares, restaurantes, hoteles, caterings, editoriales

 

Se trata de crear el ambiente propicio para que los productos que ofreces se conviertan en el número uno del top of mind de los clientes que tienen posibilidades de elegir tu marca.

 

Restaurantes

 

Todo restaurante sabe que la fotografía publicitaria y el vídeo corporativo cobran una importancia fundamental en este momento en el que el contenido visual es tan importante para la comunicación en las redes sociales y las webs.

 

Puesto que cada plato cuenta una historia, la presentación en vistas a la fotografía debe estar perfectamente definida. El objetivo es resaltar las mejores cualidades del plato junto con sus ingredientes.

 

En una sesión de fotografía gastronómica se pueden trabajar algunos aspectos:

 

– La especialidad culinaria de la casa.
– La decoración y el ambiente del restaurante.
– La calidad de la materia prima y el producto.
– El equipo de cocina con el chef encabezando el trabajo.
– El proceso de elaboración de los platos.

 

Bares

 

Los bares son espacios interesantes para realizar fotografías gastronómicas. Muchos de ellos ofrecen una cocina de alta calidad en sus productos y el resultado de sus elaboraciones, en la mayoría de los casos, no es nada desdeñable.

 

En los bares el profesional de la fotografía podrá captar el ambiente del local, el disfrute de los clientes al probar las tapas, las hamburguesas, los menús, e incluso los vermuts, la hora gloriosa de los cuales suele ser sobre el mediodía.

 

Muchos bares tienen fotografiados los platos que ofrecen en su carta, e incluso en los paneles exteriores del local son una invitación muy persuasiva para entrar en el establecimiento y empezar a probar.

 

Hoteles

 

La fotografía gastronómica toca tus emociones y la parte más sugerente del cerebro indicando al cuerpo que lo que ve le interesa y de ahí la reacción de hambre y salivación que aparece de forma automática.

 

En el caso de los servicios fotográficos para hoteles, el trabajo a realizar es realmente delicado. Los restaurantes de los hoteles suelen ser espacios dentro de los propios hoteles, que ofrecen al cliente un servicio completo con la posibilidad de comer en el propio recinto. Por esa razón la cocina que se ofrece en el restaurante de un hotel suele estar alineada con la categoría del establecimiento.

 

Muchas veces ocurre que el cliente se decide por un hotel o por el de la competencia de acuerdo al estilo y calidad de cocina que ofrece el restaurante e incluso, por el nombre del chef responsable de la cocina, su propuesta gastronómica y los valores de su proyecto.

 

Cocineros y chefs

 

En numerosas ocasiones son los coprotagonistas de los reportajes fotográficos en los que la comida es el tema.

 

Los platos no se preparan solos, sino que detrás de toda propuesta está la mano del chef y de su equipo. Que en las fotografías aparezca el profesional responsable de una carta es una gran idea, porque el trabajo se valora desde dos perspectivas: el reconocimiento al buen hacer del cocinero; y el de las elaboraciones que crea y pone a disposición del público.

 

Así también, el equipo que acompaña al chef, las herramientas que utiliza y el espacio de trabajo en el que nacen sus creaciones.

 

Tiendas online

 

Las tiendas de comida online también necesitan fotografías porque venden comida, ya sea los productos al natural, sin elaborar, o los platos terminados y a punto para degustarlos.

 

En el caso de las tiendas online el compromiso es, si cabe, más alto, puesto que el cliente se basará en lo que le indica su vista para que el producto le apetezca y lo compre, o pase de largo sin pena ni gloria.

 

La fotografía de comida para plataformas virtuales debe ser más pormenorizada, mostrar muchos más detalles y fidedigna con la realidad.

 

De acuerdo a cada caso debe parecer jugosa, tierna, crujiente, madura, fresca, bien sazonada. Y especialmente, bien iluminada para que puedan apreciarse todas sus características, y bien emplatada para que el cliente se haga a la idea de cómo es el producto que llegará a su domicilio. Es el arte de la fotografía culinaria llevado a la máxima potencia.

 

Fotografía culinaria para enamorar a tus clientes

 

Trata de enamorar a tus clientes con el plato más apetecible y ahora, intenta que lo vean desde cualquier parte del mundo. Lo consigue la fotografía gastronómica para redes sociales, páginas web o cualquier medio digital.

 

Esto significa que las fotografías deben ser impecables o de lo contrario, no cautivarán hasta el punto de desear meterte un bocado de esa comida en la boca de forma urgente.

 

¿Qué deben tener las fotografías de comida para enamorar a tus clientes?
De entrada una comida bien elaborada, con productos de calidad, bien dispuestos en el plato y con los ingredientes perfectamente cocinados.

 

Las formas, texturas, colores y colocación de los alimentos serán piezas clave para conseguir el efecto deseado: abrir el apetito de comer algo realmente rico.

 

El estilo de las fotografías será algo a tener también en cuenta: la organización de la mesa, la iluminación de la escena, los otros elementos que pueden figurar en la foto sin chirriar, como la vajilla, el mantel, la servilleta, el servicio de cubiertos… todo forma parte del escenario y del posterior marketing que conduce a despertar interés por esa comida.

 

Una fotografía no incluye (por lo menos de momento), factores tan importantes como el gusto, el olfato o el tacto de lo que muestra. La ausencia de esos sentidos debe suplirse con una imagen equilibrada, fluida, cromática, expresiva, original, capaz de capturar la textura y el sabor del plato recién cocinado.

 

¿Por qué contratar a nuestra empresa de fotografía gastronómica?

 

Somos profesionales de nuestro campo de trabajo: la fotografía con fines comerciales y de marketing y además, en lo que a la fotografía gastronómica se refiere, en nuestra empresa somos auténticos estilistas de la comida.

 

Sabemos cómo sacar todo el potencial de tus elaboraciones así como de tu establecimiento, ya sea un bar, un restaurante, un hotel o una tienda virtual. Importa el medio, naturalmente, pero todavía importa más el hecho de que sabemos adaptarnos a cada necesidad comunicativa.

 

Estudiamos minuciosamente cada detalle sin dejar espacio al azar de una fotografía que debe cumplir su propósito: dar valor a tu servicio, mostrar al mundo tu estilo y enseñar hasta qué punto tus platos son apetecibles.

 

Pídenos presupuesto sin compromiso y consúltanos. Seguro que juntos haremos un gran trabajo. Confía en Fotoempresa, profesionales de la fotografía a tu servicio. ¿Hablamos?