www.fotoempresas.es | Retocando fotografías de exterior
%archive_title% | %blog_title%
714
post-template-default,single,single-post,postid-714,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Retocando fotografías de exterior

Retocando fotografías de exterior

Hoy os enseñaremos otra recopilación del “Antes y después”, pero esta vez en fotografías de exterior.

La toma fotográfica en localizaciones exteriores tiene sus contradicciones, ya que trabajar con luz natural es una gozada, pero a la vez tiene sus complicaciones. Hay factores que no estan en nuestras manos como por ejemplo el tipo de luz, las condiciones meteorológicas y la imposibilidad de controlar todos los elementos que salen en nuestro encuadre. Por eso también es importante el retoque posterior, para eliminar objetos que no nos interesen y para dar ese plus de calidad y valor añadido a la imagen final para que impacte.

Aún así, salimos preparados para hacer frente a cualquier circunstancia. Nuestro reflector y flash externo serán nuestros más grandes aliados.

Aquí dejamos las fotografiás con un breve comentario para que podáis observar los cambios realizados:

 

En esta primera imagen podemos observar cómo cambia el resultado con un simple tratamiento en la piel. A veces es difícil que no se capten brillos en los rostros, por eso con un resultado mate gana mucho la modelo. Al igual que en los brillos, es mejor quitar imperfecciones como granitos, manchas y pelos descolocados, sin sobrepasarse con el retoque, que consigamos un efecto natural pero cuidado.

A parte de limpiarla, les damos algunos ajustes de luz para que la imagen quede más contrastada y más llamativa.

 

En este caso, además de haber realizado algunos de los ajustes mencionados en la anterior fotografía, hemos cambiado el balance de blancos. Aquí también entra en juego un poco el gusto y la imaginación. Ofreciendo a la imagen una dominante más cálida conseguimos un efecto especial, una atmósfera acogedora que afecta a toda la escena y a la modelo.

 

Como hemos dicho en la introducción, en exteriores no siempre podemos controlar los elementos de la escena. Aquí tenéis un ejemplo de cómo podemos conseguir que sólo salga lo que nosotros queramos y eliminar ciertas partes que no embellecen la fotografía.

Si os fijáis, en el horizonte se distinguen varios cubos de basura que por mucho que entorpezcan la toma, no podemos sacarlas. Además, también podemos observar que los materiales en los sitios públicos no están todo lo cuidados y limpios que querríamos, como es el caso de la columna.

 

No siempre tenemos una buena luz natural que ilumine la escena que queremos captar. Aún así, podemos usar accesorios, como reflectores, para que la luz esté bien difuminada por toda la imagen.

Si contamos con esta base, luego podemos ayudar en el post-procesado a que la imagen tenga más iluminación y más contraste. Esta fotografía es un claro ejemplo, además de haber eliminado también algunos objetos que no nos interesaban para conseguir una playa más uniforme y calmada.

 

Una imagen gana mucho con unos colores vivos y alegres. Siempre llama la atención algo colorido. Aquí, hemos saturado el color del césped y lo hemos añadido en partes secas, además de eliminar sombras y hojas que no dicen nada y estropean la composición.



No Comments

Post A Comment

This site is protected by WP-CopyRightPro